LEYENDO

La nada que sí está

La nada que sí está

por Alejandro Crotto[1]

  

Leyendo un poema, de pronto sentimos la intensidad de la vida. Para explicarnos cómo alguien logró juntar unas palabras capaces de provocar eso, hablamos de inspiración: una forma de admitir que no sabemos bien ni qué ni cómo sucede. Por eso escribir poesía es o bien imposible o bien básicamente fácil (más allá de todos los grados posibles de dificultad). Por eso también los talleres universitarios de escritura tienen un límite claro: se puede aprender mucho hablando de poesía, analizando procedimentalmente poemas y ejercitando la escritura, sí, pero más allá de los saberes técnicos básicos no es sencillo avanzar en ese marco hacia el corazón del asunto.

Todo esto viene a cuento de compartir la traducción de dos poemas sobre la inspiración.

 

(…)

 

EL MUÑECO DE NIEVE

Es necesaria una mente de invierno
para poder ver la escarcha y las ramas
del pino atenazadas por la nieve;

y haber tenido mucho tiempo frío
para ver los juníperos marcados con hielo,
las ásperas piceas en el brillo distante

del sol de invierno; y no pensar
en nada miserable mientras suena el viento
con su sonido de unas pocas hojas

que es el sonido de la tierra
llena del mismo viento
que en el mismo lugar desnudo está soplando

para el que escucha, el que escucha en la nieve,
y siendo él mismo nada, no ve
nada que no esté allí, y ve la nada que sí está.

 

THE SNOW MAN // One must have a mind of winter / To regard the frost and the boughs / Of the pine-trees crusted with snow; // And have been cold a long time / To behold the junipers shagged with ice, / The spruces rough in the distant glitter // Of the January sun; and not to think / Of any misery in the sound of the wind, / In the sound of a few leaves, // Which is the sound of the land / Full of the same wind / That is blowing in the same bare place // For the listener, who listens in the snow, / And, nothing himself, beholds / Nothing that is not there and the nothing that is.

 

 

[1] La presente entrada está armada a partir del artículo que, con el mismo título, fue publicado en el número impreso Hablar de Poesía #42 (Diciembre 2020) y que pone en serie dos poemas: “El infinito”, de Leopardi, y “El muñeco de nieve”, de Wallace Stevens, (Agosto 2020). Compartimos aquí el párrafo que abre el artículo y el poema de Stevens.

Alejandro Crotto nació en Buenos Aires en 1978. Publicó los libros de poemas Abejas (2009), Chesterton (2013), Once personas (2015), Francisco -un monólogo dramático (2017) y El Infierno de Dante Alighieri (2020).


RELACIONADAS