LEYENDO

HABLAR DE POESÍA 37: POEMAS II

HABLAR DE POESÍA 37: POEMAS II

Compartimos una selección poemas de cuatro de los poetas incluidos en la publicación en papel #37 de Hablar de Poesía: Daniel Lipara, Ignacio Maroun, Julieta Troielli y Natalia Litvinova.

 

SAI BABA (Daniel Lipara)

Una cobra
en las sábanas del niño
entre los campos de palmeras y arrozales
la quieta cobra que en su cuello tiene al cosmos
el rey de las serpientes
está en la cuna de Sathya Narayana Rayu
hijo de campesinos
en una aldea de piedra y paja en Puttaparthi

habla a los animales
a los cebúes y a los cerdos a las ratas y los perros del campo
en una acequia cae desmayado un día qué lo picó
cuando despierta es otro
ahora canta en sánscrito a veces ríe o llora de la nada
habla de árboles frutales que no conoce nadie
y pide que hagan ceremonias porque los dioses dice
están pasando ahora por el cielo

un exorcista
mata a un cordero y a un faisán
lo sienta en la mitad del campo traza un círculo de sangre
le rapa la cabeza le hace tajos
lava las heridas
con jugo de limón y ajo pero Rayu no habla
ahora su padre tiene miedo agarra un palo grita sos un loco
sos un dios o un fantasma

una mañana
se levanta y llama a su familia
les da flores y frutas que saca de la nada y dice
soy la reencarnación
del santo faquir musulmán
mi linaje y mi clan son sagrados yo soy
Sai Baba
divino padre divina madre

 

ME LEVANTO EN LA INDIA (Daniel Lipara)

3 a.m
suena la alarma
salgo en silencio no quiero
despertar a mi madre tan temprano
mientras el sueño anida en su cabeza todavía
y en la cabeza de los pájaros
conozco el camino hasta el templo y conozco a los dioses
quietos al borde del sendero como higueras
amarradas al mundo con raíces
en la casa de Baba no hay luces prendidas
está cerrado el locutorio la cantina donde como solo
los grillos
y este raro crujido de pisadas
machacan el silencio
y la distancia aunque ya somos varios
vestidos de blanco sentados en fila esperando a que abran
las puertas del mandir
y faltan horas
mi madre dice que madrugo
para que dios me escuche a mi primero
pero lo que me gusta es una pierna doblada sobre otra
este hormigueo adentro de las manos el brazo dormido
mientras los pájaros despiertan
y el día fosforece en todo
y todo es tan tranquilo que apenas sé por qué
estoy acá
una hormiga en la fila de hormigas
con el primer rayo de sol
abren las puertas
entramos al templo nos hacen cantar para llamar a dios
cinco om por la nariz ojos orejas piel y lengua
por los pies el ano el pene las manos la garganta
por el aire que vive en el cuerpo
por lo que envuelve al cuerpo
y un último om para mí mismo
shanti shanti shanti

 

 

***********

 

CUÁNTO (Ignacio Maroun)

Tal vez sea por las lecturas
pero nada me parece más bello
que este rastrillo naranja
apoyado contra el tronco
de uno de los árboles del patio
de la residencia

iluminado
por la luz blanca
le faltan dientes

creo que nunca lo vi.

        Tal vez sea por los
        operarios que ayer instalaron
        los faroles incandescentes
        tan modernos.

Tal vez sea por las lecturas
pero no puedo dejar
de preguntarme cuánto
-de esto, de ellas-
depende.

 

DESDE LA TERRAZA, BAJO EL CALOR DE FEBRERO (Ignacio Maroun)

En el patio abandonado al rayo del sol,
una mariposa rarísima:

difícil bate sus alas
demasiado grandes y amarillas.

Cerca, flotan y caen
hojas de sauce

y entre los escombros y la basura
ya no sé si la vi.

 

**********

| FAUVISTA | (Julieta Troielli)

Rojo las dos. Un cardumen
de besos: formas raras

y llenas de burbujas. Flores:
anzuelos para el sol.

        Hay plantas de interior y peces.

Aletas de tomate. Ojos:
carbón en chispas. En tu casa

todo es pecera. Hay pétalos
hundiéndose en el agua, tela fina.

¿De dónde cada una su color?

Cada flor: una nueva
forma estrellada y submarina.

 

 

| PULPA | (Julieta Troielli)

Gajo: beso de luz
en mi piel titilando,

un espacio encendido. Efervescencia
dulce, fácil de pelar. El paraíso

es como vos, un árbol:
exótica teñís
mis labios de neón.

Flores, tus besos
púrpura en cascada.

Tu cuello es néctar,
mandarina. Un collage

de caricias, ahora. Diminutas
estrellas: tu manera

caleidoscópica

en mi boca.

 

**********

CESTO DE TRENZAS (Natalia Litvinova)

Dichoso quien no tiene una patria;
la contempla todavía en sus sueños.
Hannah Arendt

 

La gente de mi pueblo
es iracunda
como esclavos de tártaros.

Todas las mujeres
de mi familia
tienen un talismán
que las protege.

Yo no, pero miento
para que me traten
con cuidado.

 

        *

 

Se agachan
y se enderezan
cada una a su ritmo,
como teclas
de un instrumento
que alguien aplasta
con los dedos.

Filas de mujeres
de falda
y botas de goma
desentierran
tubérculos.

Es la danza
para no morir
de hambre,
dicen y se ríen.

Las raíces chillan
cuando las separas
de la tierra.

 

 

***********

 

Daniel Lipara nació en Buenos Aires en 1987. Otra vida, su primer libro, se publicó en 2018 por la editorial Bajo la luna.

Ignacio Maroun nació en 1995 en Bahía Blanca. Estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Nacional del Sur. Administra el blog yungwerther.com

Julieta Troielli nació en Buenos Aires en  1991. Participó de la antología de poesía joven Van Llegando (2017). Estos poemas pertenecen a un libro inédito. 

Natalia Litvinova nació Natalia Litvinova nació en Gómel-Bielorrusia en1986 y reside en la Argentina desde los 10 años. Es traductora del ruso y ha publicado en poesía Esteparia (2010), Grieta (2012), Todo ajeno (2013), Siguiente vitalidad (2015). Los presentes poemas son parte del libro Cesto de trenza, que se publicará en en España.


RELACIONADAS